lunes, 18 de octubre de 2021

EDITORIALES

NOTA DE TAPA


Cada vez menos... 
AIRES BUENOS


El futuro de la ciudad está en juego


Escribe: Lic. MÓNICA RODRÍGUEZ - Dirección.



Nuestra ciudad se sigue debatiendo hoy más que nunca frente a la imperiosa necesidad de espacios verdes públicos.

La pandemia terminó de desnudar algo que ya muchos sabían: los 6 m2 de espacios verdes por habitante que oficialmente reconoce el Gobierno de la Ciudad -incluyendo 49 parques, 272 plazas, 421 plazoletas, 30 jardines, 353 hectáreas de la costanera, 154 hectáreas del Parque del Bicentenario, 387 canteros centrales en calles y avenidas y 87 jardines verticales, maceteros y espacios con "otras denominaciones"-, resultan absolutamente insuficientes para una ciudadanía que buscó con ansiedad plazas y parques de cercanía para desahogarse del encierro que impuso el coronavirus y los encontró absolutamente desbordados, fundamentalmente los sábados, domingos y feriados.

Frente a esto, pareciera ser que lo que suceda en lo inmediato con tierras públicas como las de Costanera Norte y específicamente Costa Salguero, playas ferroviarias (Colegiales, Caballito, Palermo…), Costanera Sur y el destino del Parque de la Isla de la Paternal, por poner solo algunos ejemplos, puede ser determinante para el futuro destino de una ciudad y que encuentra en estos terrenos una de las últimas chances para generar espacios verdes, sabiendo además que estmos lejísimos de cumplir con los parámetros recomendados por la Organización Mundial de la Salud que indica que las urbes deben tener entre 10 y 15 m2 de espacios verdes por habitante.

La Comuna 11 solo cuenta con
menos de 4 m2 de espacios
verdes por habitante (muy 
debajo de promedio de la ciudad
Y si no queremos ir demasiado lejos, podemos focalizarnos en nuestra región, donde encontramos que la cosa no es muy distinta. En el último año y medio los barrios cercanos al Parque Agronomía de las Comunas 11, 12 y 15 comprobaron como la clausura al público de este hermoso espacio significó una pérdida incalculable, un predio que nunca debería haberse cerrado porque está catalogado como Urbanización Parque, lo que significa que su uso, a pesar que la propiedad es de la Universidad de Buenos Aires, debe ser público en todo momento. En los últimos dos meses la UBA decidió volver parcialmente sobre sus pasos y desde septiembre abrió un sector al público solo los sábados y domingos de 7.30 a 20 hs. A partir del 4 de octubre la facultad de Agronomía comenzó a permitir el acceso todos los días de la semana en ese mismo horario. El problema ahora es que nada volvió a ser como antes, durante la pandemia las autoridades universitarias siguieron un proceso, que a decir verdad había comenzado antes, de clausura de numerosos ingresos como Chorroarín, Zamudio y Beiró, y ahora se agregó que en estas últimas semanas FAUBA comenzó a cercar caminos internos,  "acorralando" a los visitantes de los fines de semana en una superficie cada vez más pequeña para recorrer y distenderse dentro del que es considerado el tercer pulmón verde de la ciudad (más de 70 ha).

Pero eso no es todo, la Comuna 11 no supera los 4 m2 de espacios verdes por habitante -muy debajo del pobre promedio que ya tiene la ciudad- y además posee el triste récord de tener dentro de su jurisdicción al único barrio de la capital que no posee una plaza: Villa Santa Rita.



Frente a todo esto, es claro que según la posición y demanda que asuma la ciudadanía en su conjunto, será el destino que tenga nuestra ciudad en este aspecto.
Cuando uno pone el ojo en ese accionar, observa que en cada barrio, en cada comuna y a nivel de la ciudad se van consolidando movimientos, colectivos y agrupaciones de vecinos que defienden como consigna que nuestra ciudad logre los parámetros internacionales de espacios verdes acordes a los recomendados por la OMS. Sus demandas las plantean en actos callejeros, en los medios de comunicación, en el ejercicio de la democracia participativa que tuvo un ejemplo contundente en los más de 7000 ciudadanos que se anotaron para la Audiencia Pública que debatió el proyecto de privatización de Costa Salguero y más del 95% manifestó su oposición, a pesar de lo cual los legisladores miraron para otro lado y lo convirtieron en ley. Una ley que ahora la propia justicia se encargó, en un contundente fallo de segunda instancia (que ratifica lo ya dicho por el juez de instrucción) de dejar claro que esta ley es inconstitucional.

Algo similar está pasando pasando estos días con los casi 2700 ciudadanos que se anotaron para participar en la Audiencia Pública convocada por el tratamiento que está cursando en la cámara de diputados porteña del proyecto de ley que busca cambiar la nomenclatura a un sector de la Costanera Sur y le permitiría a la empresa IRSA construir torres 900.000 metros cuadros y torres de gran altura (145 metros) en los terrenos que habían sido de la antigua Ciudad Deportiva.

Si bien hay una parte de la ciudadanía que está defendiendo con fuerza y en todos los frentes su derecho a una ciudad verdaderamente más verde, más sana y sustentable, parece imprescindible que esto se transforme en un clamor de mayorías, de lo contrario el avance sistemático de ciertas políticas que van en sentido contrario hará que los aires se nuestra ciudad sean cada vez menos buenos  y cuando muchos terminen de despabilarse ya no habrá ninguna posibilidad de vuelta atrás.


LA IMPORTANCIA DE LOS ESPACIOS VERDES Y SU RELACIÓN CON EL COVID-19

En una reciente investigación de la Universidad de Harvard estudiaron la relación de la contaminación ambiental y el COVID-19. Arrojó impactantes resultados. Ellos pudieron enlazar que hay una mayor mortalidad por el virus con altos niveles de partículas pm 2,5 (inferiores a 2,5 micras), después de analizar muestras en 2.080 condados de Estados unidos. Un microgramo por m3 puede aumentar hasta un 15% la tasa de mortalidad.
El estudio concluye que las personas expuestas por largo tiempo a las partículas pm 2,5 tienen mayor riesgo respiratorio y cardiovascular, presentan síntomas más severos cuando adquieren el virus y una mayor tasa de mortalidad.
Para contrarrestar estos efectos las ciudades deben plantar más árboles y contar con más suelo vegetal absorbente, esto tendrá además un efecto directo en el bienestar mental relacionado con el contacto con la naturaleza, tras tanto confinamiento.
Fuente: Centro de Investigación Asuntos al Sur


¿Qué son las PM 2,5?
El material particulado respirable presente en la atmósfera de nuestras ciudades en forma sólida o líquida (polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento y polen, entre otras) se puede dividir, según su tamaño, en dos grupos principales. A las de diámetro aerodinámico igual o inferior a los 10 µm o 10 micrómetros (1 µm corresponde a la milésima parte de un milímetro) se las denomina PM10 y a la fracción respirable más pequeña, PM2,5. Estas últimas están constituidas por aquellas partículas de diámetro aerodinámico inferior o igual a los 2,5 micrómetros, es decir, son 100 veces más delgadas que un cabello humano.
En el caso de las PM2,5, su origen está principalmente en fuentes de carácter antropogénico como las emisiones de los vehículos diesel, mientras que las partículas de mayor tamaño pueden tener en su composición un importante componente de tipo natural, como partículas de polvo procedente de las intrusiones de viento.

1 comentario:

  1. Excelente Nota! Es importante como ciudadanos que comencemos a ver que los espacios verdes, el suelo absorbente y las copas frondosas de los árboles, sobre todo los añosos que tienen mayor volumen de follaje son parte fundamental de nuestra calidad de vida pero sobre todo de nuestra salud. Sin espacios absorbentes y sin árboles estamos expuestos a enfermedades respiratorias, a cáncer de piel, a excesos de temperatura en verano especialmente peligrosos para adultos mayores y niñas y niños pequeños. Además la carencia de estos espacios incrementa el riesgo de inundaciones. Por lo tanto, la falta de metros cuadrados verdes significa directamente falta de salud pública y los barrios sin espacios verdes como Villa Santa Rita deberían ser atendidos prioritariamente para garantizar el bienestar de sus habitantes. La respuesta gubernamental en este sentido es urgente. Gracias Aquí Villa Del Parque.

    ResponderEliminar