domingo, 21 de febrero de 2021

SEGURIDAD PÚBLICA

COMUNA 11


REUNIÓN COMISARÍAS CERCANAS


Presentación del nuevo comisario JORGE GUZMÁN, al mando de la Seccional 11B y anuncio del ascenso de ADRIÁN OCHOA a Comisario Inspector y Jefe de la Comisaría Comunal 11.
Los vecinos volvieron a reiterar reclamos expuestos en reuniones anteriores.


El pasado 4 de febrero a las 18.25 horas se realizó una nueva reunión virtual de Comisarías Cercanas de la Comuna 11. Presidida por el presidente comunal interino, Nicolás Mainieri y secundado por los comisarios de las seccionales 11ª (Crio. Omar Guzmán) y 11B.
La charla comenzó con la presentación del Comisario Jorge Guzmán que acaba de asumir la conducción de la delegación policial ubicada en la calle José Cubas 4154 del barrio de Devoto, en reemplazo de Adrián Ochoa que fue ascendido al cargo de Comisario Inspector y asumió como Jefe de la Comisaría Comunal 11.
Con la dinámica habitual luego de una breve introducción se dio lugar a la intervención de los vecinos que se habían anotado para hablar.

Comenzó el señor Marcos que pidió que volvieran las reuniones presenciales.
Claudia, vecina de la calle Nueva York en adyacencias con Av. General Paz reclamó por más presencia policial a esa área ya que después de las fiestas de fin de año comenzaron a espaciar las consignas hasta que finalmente no quedó ninguna. Motivo por el cual los residentes de esa zona elevaron un petitorio en la seccional que les corresponde (11B).

Rogelio una vez más pidió que el G.C.B.A se ocupe de reclamar la limpieza del predio que está pegado al desaparecido shopping de Villa del Parque y pertenece al ferrocarril San Martín. También solicitó que poden la enredadera que crece dentro del terreno pero se extiende más allá de la línea municipal impidiendo a los transeúntes transitar por la angosta vereda y obligándolos a bajar a la calle justo en un punto donde hay una curva que impide a los conductores tener visibilidad. También remarcó que en la última puesta en valor de la calle Cuenca, el Gobierno de la Ciudad colocó árboles que tienen espinas y dada la altura y volumen que van adquiriendo sería necesaria una poda de formación que evite que la gente se los lleve por delante o lastime cuando pasa cerca.

Elsa reclamó, como en otras oportunidades, que las autoridades se ocupen de la familia que está en situación de calle viviendo frente a la Iglesia Santa Ana y San Joaquín (Ricardo Gutiérrez casi Cuenca).

Guillermo pidió una cámara para la calle Llavallol.

Graciela solicitó que la policía preste más atención a los merodeadores que permanentemente están tocando timbre en los domicilios y van de a varios juntos.

María Cristina habló en nombre de un grupo de vecinos del Pasaje Granville (Jonte 3200). Mencionó que en ese lugar comenzó nuevamente una modalidad de estafa que creían superada. Delincuentes aprovechando que ese pasaje tiene salida por dos calles, anuncian en redes sociales que allí se comercializan estupefacientes. Algunos adictos caen en la trampa pero lo cierto es que allí no se vende droga sino que es lisa y llanamente un robo. Cuando los crédulos compradores llegan a hacer la “operación” se encuentran con un supuesto vendedor al que le entregan el dinero y éste les dice que va a buscar la mercancía, pero en realidad escapa por la otra salida del pasaje. La furia de los estafados no tarda en llegar, comienzan nerviosamente tocando timbre en las viviendas del pasaje buscando a la persona a la que entregaron su dinero y al darse cuenta de la estafa, descargan su bronca atacando las residencias.
La mujer explicó que en un momento este delito había cesado gracias a la intervención de un comisario que tomó cartas en el asunto y a la decisión de los vecinos de mandar hacer, pagar de su propio bolsillo y colgar sobre la vereda un pasacalle que advertía “En este pasaje no se venden drogas”. Pero la mujer manifestó que desde que cambiaron las autoridades en la Comisaría 11A y el Gobierno de la Ciudad mandó a sacar el pasacalles todo volvió a fojas cero y los delincuentes regresaron a seguir estafando.
Pero su reclamo no terminó allí. Como en otras reuniones anteriores también protestó por la velocidad con la que los patrulleros atraviesan el pasaje Dantas y por las reuniones de jóvenes que suelen trasladarse a esos pasajes a seguir tomando bebidas alcohólicas una vez que bajan las persianas los locales del polo cervecero ubicado a pocas cuadras de allí (Llavallol y Jonte). Finalizó diciendo: “Estamos abandonados”.

Otra vecina del mismo pasaje pidió que el Gobierno de la Ciudad desratice y mande a hacer una limpieza general del terreno baldío ubicado en Av. Jonte al 3200.

Alejandra de Villa Devoto pidió más seguridad para la calle Asunción al 3300 y remarcó: “es una zona aislada y oscura que genera mucha inseguridad”. Afirmó que se siente desprotegida y ha sido víctima de al menos 3 asaltos, uno de los cuales le ocasionó graves lesiones que le dejaron secuelas permanentes. También hizo referencia a que es víctima de agresión de género por parte de vecinos que de un edificio contiguo a su vivienda. A pesar de las innumerables denuncias e incluso intimaciones a mediación a las que la otra parte no se presentó, no nota avances que frenen esta amenaza permanente a la que se ve sometida.

La señora Fernández reclamó que los pasajes cercanos a la avenida Jonte están totalmente abandonados de presencia policial y de manera recurrente merodeadores intentan abrir las puertas de los domicilios, algo que ella misma comprueba desde las cámaras de seguridad que tiene instaladas en su casa.

Finalmente Mónica hizo hincapié, tal como lo denunciaron los vecinos que la precedieron, en la falta de presencia policial en la zona, sobre todo en las cuadras de Avenida Beiró y Cuenca donde en los últimos meses sucedieron diferentes episodios delictivos a plena luz del día. La señora reclamó que es necesario que el G.C.B.A. instrumente la colocación de las cámaras que están pendientes e hizo referencia al compromiso asumido por Fernanda Llorense del Ministerio de Seguridad de la Ciudad en la última reunión (realizada en el mes de diciembre de 2020) del Foro de Seguridad Pública de la Comuna 11. En ese encuentro la mencionada funcionaria dijo que en la Comuna 11 están instaladas 436 cámaras de seguridad y en el año 2020 estaba previsto colocar un 86% más pero que no fueron instaladas debido a la pandemia, es decir, están pendientes de colocación 374 cámaras de seguridad en la Comuna 11. Si bien estos equipos intentan ser disuasivos, a veces no impiden que el delito ocurra, pero cuando están debidamente instaladas y en funcionamiento las autoridades policiales y judiciales cuentan con elementos de prueba contundentes para perseguir, atrapar y juzgar a los delincuentes. En los últimos incidentes ocurridos en las cercanías de la estratégica esquina de Beiró y Cuenca, la policía debió recurrir a la buena voluntad y cámaras particulares que en general están direccionadas solo a “vigilar” la propiedad de quien las coloca y no cumplen la función de monitorear la vía pública desde diferentes ángulos y la debida amplitud que consiguen las cámaras de 360º colocadas por la autoridad pública.
La vecina también reclamó para que vuelva a estar operativa la ex Comisaría 47º (Nazca 4254), hoy convertida en un anexo (vestuario) de la Seccional 11B. Y dio las razones: las Comisarías en la Comuna 11 están muy distantes una de otra –casi en los límites de la jurisdicción- quedando un enorme área desprotegida. La mujer remarcó que esto sucede porque a la vez tampoco la Policía de la Ciudad tiene debidamente instrumentada en la zona la política de clusters (anillos de seguridad) porque les falta el respaldo de los recursos indispensables para hacerlo: cámaras de seguridad y patrullajes suficientes. Por lo tanto, y hasta tanto el Ministerio de Seguridad de la Ciudad pueda aplicar debidamente este tipo de políticas, la ciudadana puso especial énfasis en la necesidad de tener más dependencias de cercanía, como es  la ex Seccional 47 o en su defecto pongan un precinto policial en Villa del Parque, y propuso que podría funcionar en la sede comunal.

Las autoridades contestaron cada uno de estos pedidos.
El Comisario Jorge Guzmán a cargo de la Seccional 11B, mencionó que en breve estarán a disposición de los vecinos 12 números telefónicos que darán respuesta ante una emergencia y también una casilla de correo para contactarse con el propio comisario. Estos datos serán distribuidos mediante volantes que serán dejados en los buzones de los domicilios. También prometió incrementar la presencia y horas de trabajo del personal policial en las subsiguientes semanas. Y anunció que iba a establecer un servicio fijo de vigilancia en la Plaza Arenales y en las cercanías de la estación de Villa del Parque.

Nicolás Mainieri se comprometió a relevar in situ los pedidos de poda y extracción de árboles.
El Comisario Omar Ochoa rechazó los dichos de la vecina del pasaje Granville en el sentido que no se está haciendo nada y también mencionó que los patrulleros pasan por esa área a la velocidad permitida ya que tienen controladores de velocidad.

Por último, el presidente de la Comuna se refirió a las cámaras de seguridad y mencionó que la colocación de éstas podría estar supeditado a los recursos con los que cuenta la ciudad que se han visto resentidos por la quita de puntos de coparticipación que sufrió la ciudad, pero aseguró que para el gobierno local la salud, la seguridad y la educación son una prioridad.

Antes de cerrar la reunión dieron los datos para que los vecinos puedan formular denuncias ante el Ministerio Público Fiscal:
Web: mpfciudad.gob.ar, aquí podrán tramitarse denuncias online.
Teléfono: 0800 33 347225
Mail: denuncias@fiscalias.gob.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario