jueves, 12 de noviembre de 2020

LEGALES

LA OPINIÓN DE ESPECIALISTAS


EL LADO B DEL PATRIARCADO EN EL DERECHO DE FAMILIA


Escribe la Dra. NORMA TOLEDO TORRES – Abogada, Mediadora, Orientadora Familiar y Titular de Familias al Derecho. 

Con la colaboración de la Srta. LUCÍA VEREA, Estudiante de Derecho y Pasante de nuestro espacio.


Mito Egipcio: Shu separando a Geb y Nut
Un poco de historia

En la Antigua Roma, el pater familias (padre de familia) era la máxima autoridad del hogar. Estos hombres, inmersos en una sociedad patriarcal típica de la época, tenían la patria potestad, es decir, el poder de decisión sobre todos y cada uno de los miembros de la familia.
El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (2015) , dejó de llamar "patria potestad" al conjunto de facultades y deberes destinados, primordialmente, a satisfacer el interés superior del niño, niña o adolescente y pasó a denominarla "responsabilidad parental". Dicen los fundamentos del anteproyecto que este término, da cuenta de los cambios que se han producido en la relación entre padres e hijos. Sin embargo, estos cambios también se vinculan estrechamente con el advenimiento del feminismo, no sólo a nivel social sino también a nivel familiar.

Roles invertidos: mujeres dominantes y hombres sumisos

Mucho se habla sobre el empoderamiento de la mujer frente al hombre.
¿Pero si la situación es al revés? ¿Si es el hombre quien necesita salir de la sumisión?
Aunque haya poca información al respecto, que un hombre le tenga temor a su actual o ex pareja es más frecuente de lo que nos imaginamos. De hecho, muchos de los hombres que llegan a nuestro espacio en búsqueda de asesoramiento familiar-legal, se encuentran en esta posición que podríamos llamar de inferioridad, en general a lo que se refiere al manejo de lo relacionado con los hijos. Poca intervención en las decisiones, falta de confianza sobre como criarlos, descalificaciones constantes y retaceo de información.
El temor del hombre se traduce en tratar de evitar confrontaciones a toda costa y presenta serias dificultades para plantear las cosas que le molestan o defender su postura frente a determinados temas. También, le cuesta poner límites y proponer pautas. Por todos estos motivos, la situación se confunde con falta de carácter y/o falta de interés.

Abrir los ojos y animarse a pedir ayuda

Las leyes cambiaron para todos y las costumbres y hábitos deberían también pegar el giro necesario. La igualdad por la que las mismas bregan es recíproca. Especialmente cuando se habla de hijos. La unidad de criterio, la consulta y pedido de opinión acompaña el crecimiento e impacta en forma positiva en el presente y en el futuro.
Sabemos que, en las circunstancias de separación, la comunicación entre ambos progenitores no es fácil, pero algunos lo han logrado.
Desde nuestro espacio, los ayudamos a arribar a un punto intermedio, que sea el más beneficioso no sólo para los niños, niñas y adolescentes , sino también para todo el grupo familiar cuyos lazos se mantendrán de por vida.
En Familias al Derecho, brindamos orientación familiar y distintas herramientas para lograr este objetivo. Redactamos acuerdos y pactos sobre alimentos, cuidado personal, régimen de comunicación con el padre no conviviente, entre tantos otros, que solucionan las pequeñas y grandes diferencias entre los padres.
Una CONVIVENCIA MEJOR necesariamente implica enfrentar este temor y dejarlo atrás. Sólo hace falta abrir los ojos y animarse a pedir a pedir ayuda.

Los esperamos.

Consultas:
Av. Nazca 3103, PB "A"
Tel. 4504.5654
Whatsapp: 11.5105.9428

No hay comentarios:

Publicar un comentario