sábado, 19 de diciembre de 2020

ENTREVISTA

TRAYECTORIA


SANDRA APELBAUM


Todo a pulmón y siempre poniendo el corazón.


Sandra y Marcelo cuando
recibieron un premio 
internacional
Por segundo año consecutivo MUJERES FECOBA organizó un concurso que premia a mujeres empresarias que descollan en su actividad y en esta oportunidad desde Villa del Parque una de las candidatas propuestas fue SANDRA APELBAUM quien resultó una de las finalistas.
Sandra junto a su esposo MARCELO LIVSCHITZ lideran el Centro de Diagnóstico Parque y Majestic Medical Center, una firma que el 7 de diciembre cumplió 30 años de vida brindando prestaciones de excelencia. Ellos han forjado esta empresa en constante crecimiento que se ha hecho merecedora de reconocimientos internacionales por la calidad de atención y nivel tecnológico de vanguardia.
La ocasión motivó una entrevista con AQUÍ VILLA DEL PARQUE y ese encuentro movilizó tanto en Sandra como en mí infinidad de recuerdos de nuestra niñez, adolescencia y adultez que siempre tuvo como denominador común a Villa del Parque como escenario de esas vivencias.
Conocí a Sandra cuando éramos muy pequeñas y ella venía de la mano de su papá al negocio que mi familia tenía en Cuenca al 3500 a comprar flores que Don José obsequiaba a su esposa. Ya de más grandes, encandilaba a los chicos del barrio con su grupo de teatro animando fiestas infantiles a la vez nos cruzábamos en los pasillos del IEA mientras cursamos la secundaria. De adultas, nos volvimos a encontrar cuando inauguraron el Centro de Diagnóstico ParqueA lo largo de estos últimos 30 años pude apreciar su dedicación constante que no ha cejado desde el día que abrieron por primera vez las puertas del centro de salud.

Compartimos con ustedes parte de ese diálogo.

P: ¿Cómo te sentís al celebrar los 30 años del Centro de Diagnóstico Parque?
R: Siento una profunda emoción, la misma que tuve el primer día cuando inauguramos. Me conmueve cuando los pacientes se acercan y me cuentan como nuestra labor ha incidido en sus vidas. El otro día se acercó una señora que me dijo… “Yo venía cuando estaba en la panza de mi mamá y ahora traigo a mi bebé”… Una síntesis que refleja todos estos años de trabajo y también la confianza que nos dispensan en un área tan trascendental como es la salud. Estas cosas me movilizan y de alguna manera me llenan de orgullo, es una señal de que siempre fuimos por el camino correcto.

P: ¿Siempre soñaste con dedicarte a esta área?
R: En realidad no. Cuando terminé la secundaria quería seguir abogacía pero mi papá necesitaba que le diera una mano en la fábrica. Él se dedicaba al rubro textil y era una actividad que también me apasionaba. Con él hice mis primeros pasos en el mundo laboral, aprendí muchísimo, aunque reconozco que varias veces me enojé por el nivel de exigencia y la carga de trabajo que me daba. La fábrica tenía varios centenares de empleados pero mi papá me probó en todas las áreas de trabajo, fui cadeta, secretaria, llevé la administración y hasta iba a los expresos a despachar mercadería para el interior del país. Él siempre me decía… “para conducir hay que saber y vivenciar lo que hacen todos”. Y cuánta razón tenía!.

P. ¿Tu papá siempre fue empresario?
R: No, el comenzó de manera muy humilde pero siempre fue un trabajador y emprendedor incansable. De chico vendía sándwiches en la cancha de Argentinos Juniors, luego trabajó levantando bultos de tela. Poco a poco se fue dedicando al rubro textil, primero tuvo una planta en Villa Devoto y años más tarde compró una antigua bodega que estaba ubicada en las calles Dickman y Añasco y la convirtió en una importante fábrica: entraba el hilado crudo  y salía la indumentaria terminada (sweaters, pijamas, remeras…). Teníamos clientes en todo el país.

P: ¿Por qué no seguiste en el rubro?
Cuando mi papá cumplió 50 años decidió cerrar la empresa y dedicarse a otra actividad. Los problemas en una economía tan turbulenta como la de nuestro país hacían que no tuviera descanso y las preocupaciones lo iban consumiendo. Cumplió con todos y cada una de las personas y empresas vinculadas y cuando dio la última vuelta de llave para cerrar la puerta de su fábrica también cerró un ciclo importante de su vida, ese día, recuerdo, fumó tres atados de cigarrillos.
Para ese entonces Marcelo y yo estábamos de novios y teníamos la ilusión de desarrollar un proyecto juntos. El tenía mucha experiencia en el área de salud porque con su familia llevaban adelante un importante laboratorio en Villa Ballester.

P: ¿Cuándo inauguraron el Centro de Diagnóstico Parque?
R: El 7 de diciembre de 1990. Los primeros tiempos fueron muy difíciles. Cuando estábamos terminando la obra sobrevino la hiperinflación y nos llevó hasta el último peso. Abrimos y las coberturas fueron entrando paulatinamente. En ese trayecto me convertí en recepcionista, secretaria, pasaba los informes de los estudios que se hacían a pacientes que realizaban consultas particulares...

P: ¿Luego de esos primeros tiempos el crecimiento fue vertiginoso?
R: Si, ya para el año `94 inauguramos Majestic Medical Center y seguimos creciendo en base siempre a ampliar los servicios y optimizar todas las prestaciones que damos.
Este año inauguramos el servicio de tomografía computada con la más avanzada tecnología que permite realizar estudios de cuerpo entero y mayor confort para los pacientes claustrofóbicos y obesos. El mes pasado incorporamos un mamógrafo, un equipo Fujifilm Amulet Innovality, lo último en este tipo de aparatología y ahora estamos terminando el área de diagnóstico de la mujer para que las pacientes puedan realizar todos los chequeos de manera más ágil y sencilla.

P: A pesar de estar atravesando un año tan difícil, ustedes se han preocupado por seguir creciendo y brindando más servicios…
R: Si, amamos lo que hacemos y ese es el principal motor que nos impulsa.
Como bien decís, este año se ha presentado con enormes dificultades por la pandemia. En un primer momento nos obligó a permanecer cerrados por la cuarentena estricta y luego en el proceso de reapertura ajustarnos a rigurosos protocolos que dan seguridad tanto a los pacientes como a todo el personal. Si bien la tarea es compleja, todos sabemos que es la mejor y única manera de cuidarnos entre todos para seguir adelante.

P: ¿Cómo reciben los pacientes estos cambios y adaptación?
R: En general muy bien, aunque siempre puede haber alguno más impaciente, hay gente que tiene mucho miedo y otros que ya se relajaron demasiado.
Nosotros hemos ajustado todos los procesos facilitando lo más posible las gestiones. Por ejemplo, todos los estudios y consultas se realizan con turnos previos que pueden solicitarse telefónicamente o bien de manera muy sencilla a través de nuestra página. Organizamos un servicio especial para pacientes de riesgo con extracciones en el auto en un estacionamiento exclusivo de nuestro centro. Evitamos que tengan que concurrir a retirar los resultados porque una vez que están, se los enviamos por mail y quedan a disposición On line, pudiendo acceder a través de nuestra página web.
Es decir, a la vez que brindamos un servicio más ágil tratamos que la gente no tenga que desplazarse y exponerse en todas las circunstancias que están a nuestro alcance.

No hay comentarios:

Publicar un comentario