viernes, 20 de noviembre de 2020

CIUDAD

ECO-BICI


UNA POLÍTICA A CONTRAMANO

Ahora es un sistema arancelado


En el día de ayer, 19 de junio, conjuntamente con la ley de estacionamiento medido, la Legislatura porteña sancionó aprobó el Proyecto de Ley N° 2588-J-2020, remitido por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, titulado “Buenos Aires Ciudad Bici” que autoriza el arancelamiento del sistema. Contó con el acompañamiento del GEN, UCR-Evolución, Consenso Federal y Vamos Juntos (37 votos) y fue rechazado por el Frente de Todos, Partido de los Trabajadores, FIT, Partido Obrero y Autodeterminación y Libertad (22 votos) ; y la abstención del Partido Socialista (2).
Esta medida parece ir claramente a contramano del discurso oficial y de una política pública exitosa que el gobierno mantuvo durante más de diez años, promoviendo el uso de la bicicletas a través de un sistema gratuito que desalienta el uso de transporte público de pasajeros y del auto particular.

Retrotrayéndonos en la historia, el sistema público de bicicletas nació en el 2010 a manos del Estado porteño, llegó a acumular 8 millones de viajes, 200 estaciones y 2.500 bicicletas, con un tiempo de uso de 1 hora de lunes a viernes y de 2 horas los fines de semana y feriados.
Bajo el argumento de ampliar la operatoria, llegar a más barrios y usuarios, en el 2018 las autoridades decidieron concesionar el servicio a la empresa Tembici a cambio de un canon mensual de $ 3.329.166, más costos de mantenimiento e infraestructura, concederle a la empresa el permiso de explotar el negocio de la publicidad callejera en 500 espacios cedidos por la ciudad y beneficiarse con el sponsoreo del Banco itaú y de Master Card.
En un principio la concesión pareció ir sobre ruedas y a mediados del 2019, según comunicó la Secretaría de Transporte en su página oficial de la web, se habían alcanzado las 400 estaciones y los 4000 rodados acordados por contrato.

Pero dicen que la felicidad no dura para siempre y esta vez duró menos de lo que canta un gallo.

En enero de 2020 el gobierno de la ciudad informó que se iban a retirar la mayoría de las estaciones y bicicletas de los barrios del sur de la capital debido a los robos y vandalismo. Ya en plena pandemia, siguieron con el mismo accionar en otras comunas. El 5 y 6 de junio le tocó el turno a la Comuna 11. Se retiraron de un plumazo 13 de las 18 estaciones habilitadas. Quedaron tan solo cinco, dos en Villa del Parque (una frente a la Estación y otra en Melincué y Artigas), y tres en Villa General Mitre, ninguna en Villa Santa Rita y tampoco en Devoto. Las pocas estaciones que quedaron, rara vez cuentan con bicicletas.
A todo esto se sumó que el tiempo de uso se redujo a la mitad (media hora) los días hábiles y una hora los fines de semana, con penalidades económicas para quienes no cumplan con la normativa.
Ahora empezó un nuevo capítulo: el arancelamiento. Los residentes de ciudad de Buenos Aires pagarán por el servicio de bicicletas los fines de semana y los días hábiles si exceden los 35 minutos de uso gratuito. Los turistas nacionales y extranjeros, tendrán que pagar siempre, cualquiera sea el día de la semana y el tiempo que utilicen las Eco-Bicis.
La tarifa no fue mencionada y ya hoy una ONG, como es el Observatorio de Derecho a la Ciudad denunciando que “la ley no establece la tarifa que van a empezar a cobrar los fines de semana”. Y agrega… “Esto es sumamente grave ya que, como el STPB no es un Servicio Público sino un Sistema de Transporte por discrecionalidad del oficialismo, las tarifas no van a tener audiencia pública para establecer el monto a cobrar, con lo cual el Estado va a definirlas de unilateralmente.”

Según el proyecto del Poder Ejecutivo que aprobó ayer la legislatura el arancelamiento es para crear un "fondo para el desarrollo de la movilidad sustentable" que servirá para hacer frente a obras de infraestructura tales como ampliar y mejorar la red de ciclovías.
A la luz de los hechos pasados, la realidad parece ser otra: un paso adelante en una política pública que comenzó a virar en el año 2018: hace dos años se pasó del sistema público al privado con la excusa que era una manera de mejorar la prestación -más estaciones y bicicletas-, no se cumplió la meta y podríamos decir que en el último año claramente dieron marcha atrás. Ahora el argumento es que el arancelamiento viene para mejorar la infraestructura aunque está claro que en estos diez años el gobierno financió las bicisendas, ciclovías y sostenimiento de todo el sistema con nuestros impuestos, cargas que en el caso del impuesto inmobiliario este año se indexa mensualmente conforme a inflación. 

Para concluir, a los vecinos de la Comuna 11 nos toca la peor de las combinaciones: pagamos cada vez más impuestos, nos dejaron solo cinco de las 18 estaciones que había y ahora si queremos apelar a este servicio de transporte los fines de semana y/o si los días hábiles se supera el tiempo de uso gratuito (media hora), habrá que pagarlo.

Para saber más de este tema, te invitamos a leer el informe elaborado por el Observatorio de Derecho a la Ciudad, La Cátedra de Ingeniería Comunitaria y el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas: "ARANCELAMIENTO DE ECOBICI: EL GOBIERNO DECIDE COBRAR A LOS USUARIOS LOS INCUMPLIMIENTOS DE TEMBICI"

No hay comentarios:

Publicar un comentario