jueves, 17 de septiembre de 2020

EDUCACIÓN

INSTITUTO GLAUX

ABRIENDO PUERTAS A LA FORMACIÓN DOCENTE

Escribe: Profesora MARIANA MARQUEZ


Quienes desean dedicarse a la tarea de enseñar en la escuela secundaria tienen , en el ámbito público de la C.A.B.A. dos opciones: realizar sus estudios en uno de los numerosos institutos de Formación Docente o transitar las materias pedagógicas complementarias a la formación de grado en las carreras de la Universidad de Buenos Aires.
En ambos casos, resulta particularmente importante el momento en el que los futuros profesores toman contacto, como parte de su formación, con la escuela y la clase reales, primero como observadores y luego como practicantes, instancias –ambas fundamentales- a la hora de incorporar las complejidades del rol docente.
A través del tiempo, conscientes de la importancia de esta etapa de la formación y con la intención también de aportar nuestro granito de arena a las instituciones públicas que la llevan adelante, en el Glaux fuimos recibiendo estudiantes de numerosas instituciones y carreras. Desde hace mucos años, por ejemplo, nos visitan alumnos del Profesorado en Geografía del Instituto Superior del Profesorado Joaquín V. González para realizar observaciones de clases.
Este año, por primera vez, recibimos estudiantes de la Carrera de Histoira de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA para realizar sus prácticas docentes en el marco de la Residencia, requisito de la Cátedra Didáctica Especial y Prácticas de la Enseñanza de la Historia. Dicha cátedra se acercó al colegio por iniciativa de Manuel Muñiz, docente de la Facultad y exprofesor de la escuela, sabiendo que el sólido trabajo realizado por el equipo docente puede resultar propicio para la formación de quienes se hincan en la docencia.
A continuación compartimos las voces del docente y de las estudiantes que protagonizaron la experiencia.

Profesor Víctor Menarguez

La experiencia de tener practicantes en el aula fue muy enriquecedora. Poner en palabras y deconstruir procesos que se tienen naturalizados, hace posible el análisis del trabajo propio y abre la posibilidad de incorporar recursos o reconstruir la tarea.
Observar a los estudiantes en una situación nueva, desde otro ángulo me permitió una mirada más aguda de cada uno, del grupo y cómo los saberes construidos con anterioridad se han puesto en funcionamiento para la construcción de estadios más complejos.
Durante el desarrollo de sus prácticas, las futuras docentes se comprometieron con las actividades, los trabajos fueron muy creativos y planificaron clases en las cuales los estudiantes fueron protagonistas en la construcción de conocimiento. Se adaptaron con agrado y sin dificultada la dinámica de trabajo que tiene la escuela. Los estudiantes organizados en grupos, trabajaron de modo colaborativo permitiendo que el flujo de información no fuera unidireccional, desde el docente al alumno sino multidireccional. Lograron que las clases fueran dinámicas y los estudiantes se involucraran en el proceso educativo.

CLARA ROIG (Estudiante de la Carrera de Historia. Facultad de Filosofía y Letras, UBA)

Mi experiencia en el Instituto Glaux fue muy enriquecedora, tanto por los docentes como por las autoridades del colegio, que nos brindaron todo su apoyo para realizar las prácticas. La orientación pedagógica del colegio me pareció muy adecuada, ya que es un colegio laico, muy abierto, que utiliza modalidades innovadoras como el trabajo constante en grupos, las parejas pedagógicas de docentes para algunas materias y los talleres extracurriculares para complementar los contenidos de los programas. Tuve puntualmente la oportunidad de participar en la semana de actividades especiales organizada en ocasión del Día del Estudiante y quisiera resaltar el entusiasmo de los alumnos con los talleres y las propuestas de los docentes. La actitud en general de los chicos también fue muy buena, se fomenta la participación y el debate en las aulas y ellos responden muy bien.

ROCÍO SANDEZ (Carrera de Historia. Facultad de Filosfía y Letras, UBA).

Mi experiencia realizando las prácticas docentes en el colegio Glaux fue muy gratificante. Desde el primer día me recibieron con amabilidad y entusiasmo, sin temores ni reticencias hacia mi lugar de observadora tanto por parte de los directivos como por el docente a cargo de las horas de Historia. Creo que ello puede relacionarse con la postura de total libertad que tiene la institución frente a la enseñanza. No censura ni introduce temas, así como tampoco impone y/o sugiere determinada perspectiva entorno a alguno. Esto me hizo sentir muy cómoda a la hora de planificar mis clases ya que podía darles el enfoque que me pareciera pertinente, lo que evidencia una confianza en mi criterio como futura docente. Además, la dinámica propuesta en las aulas es muy interesante. Los alumnos se sientan en mesas grupales, por afinidad, sin mirar directamente al pizarrón alentando una lógica de aprendizaje menos tradicional de interacción y formación entre ellos y no tan visualmente dependiente del docente.
En fin, como conclusión de mi período como práctica en la institución, puedo decir que tanto las clases como la escuela me parecieron espacios sumamente enriquecedores para trabajar, por lo que estoy sinceramente agradecida con todas las personas que me recibieron y me hicieron sentir parte del colegio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario