viernes, 14 de agosto de 2020

INSTITUCIONALES

PARROQUIA SANTA ANA Y SAN JOAQUÍN


VIVENCIAS DE UNAS FIESTAS PATRONALES MUY ESPECIALES


Misa por Santa Ana y San Joaquín realizada en la Catedral Metropolitana
Cardenal Mario Poli y Pbro. Eduardo Lopardo


Esto se sufre de manera visceral tanto en las familias como en una comunidad institucional.
Sin embargo, el ingenio, las ganas de estar juntos aunque físicamente no podamos estarlo, la convicción de que es importante sostener la mancomunión porque ello nos da fuerzas para seguir adelante y la ayuda del soporte tecnológico que hoy gracias a Dios disponemos, son una combinación que nos permite seguir celebrando, de una manera distinta pero con el mismo sentir.
Y esto es lo que vivió a lo largo del mes de Julio la comunidad de la Parroquia Santa Ana y San Joaquín con una serie de actividades y propuestas que se fueron compartiendo a lo largo de los 30 días en las redes sociales y en el canal institucional de YouTube, para homenajear a los abuelos de Jesús, patronos de la iglesia de nuestro barrio.
Recurrimos al Pbro. Eduardo Lopardo, más conocido en Villa del Parque como Padre Lalo, como afectuosamente lo llamamos todos los que lo conocemos, para que nos cuente como fue vivir y transitar esta experiencia, que a pesar de la distancia tuvo una muy particular y exitosa trascendencia.

- ¿Cómo fueron pensando los festejos patronales cuando el Templo debía permanecer cerrado y era imposible que los feligreses acudieran de manera presencial?
- Al poco tiempo de comenzar la cuarentena hemos apelado a las redes y a nuestro canal de Youtube para transmitir las misas, compartir lecturas de la Palabra de Dios, oraciones y para toda actividad que nos permita estar cerca de la comunidad. Seguimos haciendo de manera presencial solo las tareas de acción solidaria a través de Cáritas con un mínimo número de voluntarios.
Todos los años el Cardenal Mario Poli viene a nuestras Fiestas Patronales. Me parecía que este año a pesar de las circunstancias inéditas que estamos atravesando no podíamos dejar de invitarlo. Cuando lo llamé para invitarlo, su respuesta no solo me sorprendió sino que me dio una gran alegría: él nos invitó a nosotros a celebrar la Misa por Santa Ana y San Joaquín en la Catedral. El quiso hacer especialmente presentes a los abuelos de Jesús en la Misa que se transmitió el domingo 26 de julio a todo el país a través de canal 7 y el Canal Orbe 21 del Arzobispado de Buenos Aires y con ello nos permitió celebrar las fiestas de nuestros santos patronos no solo con nuestra comunidad sino hacerla extensiva a todo el país. Fue a la vez un modo de honrar a todos nuestros abuelos que les está tocando atravesar este momento tan difícil.
Cristina Panzuto leyó pasajes de la Biblia
La misas de la Catedral Metropolitana no se transmiten en vivo, son grabadas. En este caso se realizó el martes previo. Estuvo presente el cuadro con ambos Santos. Nos acompañaron Cristina Panzuto y Beni, un muchacho súper comprometido con la parroquia, el Padre Santiago y el seminarista Tomás.
Luego, el día 25 de Julio hicimos una Misa en vivo desde la Parroquia con la presencia del obispo de nuestra zona, Juan Carlos Ares.
También fuimos compartiendo en las redes videos con mensajes de miembros de la comunidad y fotos, algunas de las cuales fueron verdaderos hallazgos de momentos vividos en la parroquia en todos estos años.

- Si tuvieras que enumerar las cosas positivas que dejaron estas fiestas patronales, cuáles serían?
Misa celebrada el 25 de Julio, presidida para el Obispo Juan Carlos Ares
R: Quizás o seguramente, si no hubiese sido por esta pandemia no nos hubiera surgido la inquietud de hacerlo de esta manera, porque lo presencial hubiera tenido prioridad. Surgieron cosas muy lindas que llegaron, me parece, para quedarse.
Por ejemplo, después de la celebración de la misa del 25 de julio, hubo una instancia de juego comunitario a través de ZOOM. Organizamos un rosco (tipo “pasa palabra”). Fue un momento muy divertido donde se aunaron las más diversas realidades: chicos, jóvenes, familias, adultos mayores que se prestaron a compartir este espacio. La pasamos tan bien que cuando terminó dijimos ‘tenemos que repetirlo más seguido’.

Además fue muy positivo que personas que en tiempos de normalidad es difícil que se crucen a compartir un tiempo en común, en estas circunstancias no solo se encontraron sino también se reconocieron por sus nombres.
Por otro lado, nos estamos planteando que cuando volvamos a la normalidad podamos seguir transmitiendo las Misas en vivo. Esta época también nos ayudó a llegar a personas que por distintas circunstancias no pueden acercarse al templo y ahora pudieron hacerlo a través de las redes. Este también fue un aprendizaje muy positivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario