viernes, 3 de junio de 2022

CIUDAD DE BUENOS AIRES

NUEVO PLAN


CALLES VERDES

En Devoto una cuadra de Fernández de Enciso será en breve una "calle verde".

¿En qué consiste el plan? ¿Qué obras incluye el proyecto de la calle Fernández de Enciso? ¿Conflicto en puerta por no respetar la democracia participativa? ¿Las "calles verdes" contribuirán a cumplir los objetivos que anuncia el gobierno?



La Comuna 11 fue incluida en este nuevo plan del Gobierno de la Ciudad que prevé modificar la funcionalidad de 12 cuadras en diferentes barrios porteños.
En esta jurisdicción, fue elegida una cuadra de Fernández de Enciso, entre Nueva York y Asunción, corazón del polo gastronómico y del Distrito del Vino en Villa Devoto.
Según trascendió, para la presentación de este proyecto el presidente de la Comuna Nicolás Mainieri junto a Clara Muzzio, responsable del Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana mantuvieron una charla informal con algunos comerciantes y residentes de Villa Devoto. Las autoridades hasta el momento no realizaron una convocatoria formal y abierta a los vecinos para que participen y den a conocer su opinión al respecto.


¿EN QUE CONSISTE EL PLAN?
La iniciativa llevada adelante por el Poder Ejecutivo porteño consiste en modificar la funcionalidad de 12 cuadras en distintos barrios, que podrán quedar para uso exclusivo de los peatones o readaptar el tránsito.

En la lista ya figuran:
- Honorio Pueyrredón, e/Av. Gaona y la calle Neuquén (Caballito)
- Fernández de Enciso, e/ la Plaza Arenales y la estación Devoto. (Devoto) - Con licitación pública
- Av. Triunvirato e/ Av. Bauness y la calle Nahuel Huapi (Villa Urquiza) - Con licitación pública
- Castro entre San Juan e Independencia
- Vera e/ Av. Corrientes y la calle Lavalleja, - Con licitación pública
- Bustamante e/ Díaz Vélez y Corrientes

Desde las autoridades del Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana afirman que en el marco de una ciudad que apunta a ser carbono neutral sumarán estas "superficies verdes y drenantes que permitan la absorción de calor, la proliferación de flora y fauna nativa, y la absorción de agua de lluvia para evitar inundaciones".

A partir de esto se proponen:
1. Incorporar nueva vegetación (pulmón verde)
2. Promover una movilidad más sustentable y amigable con el ambiente
3. Mejorar la calidad ambiental
4. Proponer nuevos usos al espacio público
5. Garantizar el espacio de encuentro para la gente.

PROYECTO FERNÁNDEZ DE ENCISO: ¿QUÉ OBRAS INCLUYE?

Según el documento al que nuestro medio accedió, el paseo incluirá: cruces nivelados que harán desaparecer los cordones y quedará todo en la misma línea con bolardos que diferenciarán la calzada de la acera  (conocidos también como "puntas de cañón"), se demarcarán las bocacalles y se harán nuevas "islas peatonales" en las cuatro esquinas de Mercedes y Asunción. 
En la ochava de Fernández de Enciso y Asunción también está previsto el ensanche de veredas, acompañado de áreas peatonales y de descanso en el entorno de las plazoletas Líbano y Húsares de Pueyrredón, lo cual aumentará la falta de espacios para estacionar que hoy ya padece ese sector del barrio.
Se sumarán 19 nuevos árboles y especies vegetales, flamante mobiliario, parte del cual reemplazará al existente.
Asimismo esta cuadra servirá para articular el área de la estación Devoto del Ferrocarril San Martín con las estaciones de eco-bici en la Plaza Arenales y el hospital Zubizarreta.
La reconfiguración del área intervenida (4.200 m2) le implicará a la ciudad una inversión estimada, según el pliego de licitación, de $75.342.660,60. (U$S 640.000, considerando la divisa a valores oficiales

¿CONFLICTO EN PUERTA POR NO RESPETAR LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA?

El plan "Calles Verdes" arrancó mal. 
El Gobierno de la Ciudad hizo su primer avance sobre la avenida Honorio Pueyrredón y allí se encontró con la fuerte oposición de vecinos que no solo salieron a la calle a protestar sino que también interpusieron un recurso de amparo.
¿Por qué recurrieron a la Justicia? Los demandantes entienden que previo a estos cambios deberían realizarse Estudios de Impacto Ambiental y este tipo de iniciativas no deberían ser decisión del Poder Ejecutivo sino que deberían pasar por la Legislatura con tratamiento de doble lectura que incluya Audiencia Pública como lo establece el artículo 63 de la Constitución de la Ciudad, al fijar que "son obligatorias antes del tratamiento legislativo de proyectos de normas de edificación, planeamiento urbano, emplazamientos industriales o comerciales, o ante modificaciones de uso o dominio de bienes públicos" (la calle es un bien de dominio público).

Y hasta el momento la Justicia le ha dado la razón a los vecinos demandantes, con fallos en primera instancia ratificados por la Sala III de la Cámara de Apelaciones porteña. Por lo tanto, la obra de Honorio Pueyrredón está parada desde marzo a la fecha.

Otro proyecto similar encontró el rechazo de residentes en el barrio de Boedo por la calle verde que se pretende hacer sobre Castro entre San Juan e Independencia.

Si el gobierno avanza con las obras previstas sobre Fernández de Enciso sin que se respeten las instancias institucionales de participación formal que establece nuestro sistema normativo en la ciudad de Buenos Aires y se encuentran con un escenario similar a lo que está sucediendo en la avenida Honorio Pueyrredón, los primeros damnificados serán los comerciantes frentistas que tendrán una arteria dinamitada en la puerta de sus empresas por obras que no podrán concluirse hasta que la justicia decida. 
Cabe destacar además, que la zona que será intervenida en Villa Devoto forma parte del Área de Protección Histórica (APH36).


¿LAS CALLES VERDES CONTRIBUIRÁN A CUMPLIR LOS OBJETIVOS QUE ANUNCIA EL GOBIERNO DE LA CIUDAD?

Veamos el contexto en el que se desarrolla este plan:
Según datos oficiales, la ciudad desde el 2007 a la fecha creó 110 hectáreas de espacios verdes, pero a la par en los últimos 15 años se vendieron más de 500 ha de tierras públicas en esta ciudad.
A esto hay que sumarle que aún están en danza grandes porciones de tierra del área ribereña (Costa Salguero, Distrito Joven, ex Ciudad Deportiva…) no menos estratégicas desde el punto de vista ambiental y del patrimonio público.

En materia de espacios verdes públicos, nuestra ciudad tiene un déficit manifiesto con apenas 6 m2 de espacios verdes por habitante mientras que otras grandes urbes en las cuales pretendemos reflejarnos gozan de entre 10 y 15 m2 de espacios verdes públicos por habitante.
Nuestra comuna en particular tiene además el triste récord de contar con el único barrio de la ciudad que no posee plaza: Villa Santa Rita.

En paralelo, tampoco son menores las modificaciones que surgieron a partir del nuevo Código Urbanístico sancionado en 2018, que tiene por objetivo llevar a la ciudad de Buenos Aires de 3.000.000 a 6.000.000 de habitantes.
En ese camino, el nuevo digesto permite aumentar de manera exponencial la constructividad, entre otras cosas, a partir de la eliminación del FOT y el FOS, la aceptación de la plusvalía y los enrases.
En comparación con el código anterior, la nueva normativa consiente que los pulmones de manzana sean mucho menores y autoriza a que parte de las superficies que antes debían cumplir con este cometido ahora sean transformadas en "terrazas verdes", restantando terrenos de drenaje directo a la napa.
Como vemos a diario en Villa del Parque, Devoto y en tantas otras áreas de la ciudad, el nuevo código está cambiando aceleradamente la fisonomía de nuestros barrios, pero a la par y de manera mucho menos visible están disminuyendo sustantivamente los pulmones verdes absorbentes que conformaban los jardines y los parques de las casas que se van tirando abajo. Y aunque estas tierras no formaban parte del espacio publico, siempre fueron vitales para regular la temperatura ambiente y el drenaje de aguas de lluvia.

Estas nuevas "calles verdes" que nos propone ahora el Gobierno de la Ciudad para que realmente cumplan alguna función ambiental positiva deberían contar con verdaderos espacios verdes -"con predominio de especies vegetales y "suelo absorbente"-. Y para que no quede ninguna duda, aclaramos que el Código Urbanístico define claramente que el suelo absorbente "es aquel terreno que puede derivar las aguas pluviales o de riego a las napas inferiores del mismo. Las losas parquizadas (conocidos también como canteros de cemento) no son consideradas como suelo absorbente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario