jueves, 22 de abril de 2021

VILLA SANTA RITA

EJEMPLOS DIGNOS DE IMITAR


UNA LINDA INICIATIVA VECINAL BUSCA QUE HAYA MÁS MARIPOSAS EN EL BARRIO


Una reciente nota reflejada en el diario La Nación cuenta un proyecto que están llevando a cabo un grupo de vecinos del pasaje Toay (Villa Santa Rita) que busca volver a poblar de mariposas a nuestros barrios.
La idea la comenzó en su propia casa Romina Suárez, vecina del pasaje, bióloga y trabajadora del INTA en temas de biodiversidad. Sembró plantas nativas que usualmente atraen a las mariposas. Comprobados los buenos resultados decidió crear el proyecto "Sembrar Mariposas" e invitar a los vecinos de las dos cuadras del pasaje a sumarse.
La propuesta tuvo una respuesta positiva inmediata.

Así surgió el grupo "PASAJE DE LAS MARIPOSAS" que tiene sus cuentas en las redes sociales (Fb: Pasaje de las Mariposas | Ig: Mariposastoay) y desde allí se mantienen informados y realizan difusión para todos aquellos que deseen replicar la experiencia que ellos comparten.

¿Por qué comenzaron con esta actividad?
Porque están preocupados por la pérdida de biodiversidad en la ciudad. Y decidieron unirse y trabajar juntos en un proyecto ambiental urbano con el objetivo de recuperar las hermosas mariposas diurnas a largo del corredor biológico urbano del Pasaje Toay.
El grupo cuenta en el grupo de Facebook que armaron que "En los canteros de nuestras veredas, jardines y terrazas colocamos especies de plantas nativas y naturalizadas hospederas y nutricias de varias especies de mariposas diurnas para poder ofrecerles hábitat reproductivo, alimentación y refugio."
Y aclara al visitante de la página que en su recorrido aprenderá a "reconocer algunas de las especies de mariposas que habitan en nuestro pasaje, como es su ciclo biológico y qué plantas necesitan para reproducirse."
El espacio también busca invitar a otros a imitar y replicar en otras áreas de la ciudad actividades similares, para eso quienes estén interesados podrán "observar la experiencia paso a paso".
En muy poco tiempo los residentes consiguieron que las mariposas volvieran. En la nota publicada por el diario de circulación Nacional, Romina explica que "Las mariposas son indicadoras de la calidad del ambiente para otras especies. Además de tener un valor cultural muy marcado, su presencia es importante en el ambiente ya que cumplen algunas funciones como ser indicadores de calidad ambiental. También son el segundo polinizador más importantes después de la abeja, actúan como controladores de plantas que algunos consideran malezas y a su vez, son alimento o presa de muchas especies, por lo que cumplen un rol importante".


El mejor incentivo para que las mariposas vuelvan y se reproduzcan es poblar los jardines, balcones y canteros con ciertas plantas nativas como la flor de sangre, el canario rojo, la achira roja, el tasi y la salvia azul, son hospederas naturales de estos maravillosos insectos holometábolos.
Con esta movida volvieron las mariposas cuatro ojos o pavo real, la bataraza, la achirera y también la más popular: monarca del Sur.
La bióloga y feliz promotora de este plan enfatiza : "El proyecto no solo busca recuperar la diversidad de mariposas diurnas por su valor estético y cultural sino también busca generar nuevas interacciones biológicas que permitan un equilibrio dinámico en el tiempo. El proyecto tiene a su vez un foco importante en la educación ambiental y busca lograr una mayor comprensión de la importancia de la conservación de nuestra flora y fauna nativa en ambientes urbanos".
"Los canteros funcionan como pequeñas islas en las que las mariposas pueden encontrar los recursos necesarios para alimentarse, refugiarse y reproducirse y juntos pueden funcionar como un corredor biológico conectando otros espacios verdes como jardines y otros parches de vegetación natural", comentó Romina.
Romina asegura que recuperar la biodiversidad en plena ciudad es posible. De hecho, no son los únicos vecinos que trabajan en eso. En su página interactúan con vecinos de Berazategui, de Rosario. Hay vecinos de Villa Crespo y de Villa Pueyrredón que ya comenzaron a replicar la experiencia en sus canteros. Todos comprobaron que alcanza con una pequeña acción para que la naturaleza desencadene sus propios procesos de equilibrio que atraen a otras especies.
Romina explica el proceso: Las plantas nativas atraen a las mariposas. Pero ese es solo el comienzo. También vuelven los pájaros. Algunas de esas plantas se llenan de pulgones, que por muy temidos que sean, representan una forma de control de crecimiento y tienen su predador natural: las vaquitas de San Antonio. "Acá no hay buenos ni malos. Es la misma naturaleza buscando el equilibrio", explica. La población de mariposas también tiene su controlador: las avispas. Bastó con sembrar plantas nativas hospedadoras de las mariposas para que en el pasaje comenzara la cadena de retorno a la biodiversidad.

1 comentario: