jueves, 22 de abril de 2021

LA OPINIÓN DE ESPECIALISTAS

SALUD


LOS RIESGOS DE LA AUTOMEDICACIÓN


Escribe: Dr. GUILLERMO MURTAGH. Médico Clínico (MN 76193)
Gentileza: CENTRO DE DIAGNÓSTICO PARQUE


¿Cuantos medicamentos tomas sin consultar previamente a tu médico?

Es posible que como le sucede a casi el 72% de la población, ante un dolor de cabeza o espalda, cuando aparece la fiebre o sufre dolor de estómago, acuda al botiquín antes que a su médico. Esta actitud puede no ser peligrosa si es ocasional, pero convertirlo en un hábito puede conllevar un problema para la salud. Es por esto que es suma importancia saber cuándo es aceptable auto medicarse y cuando no.

La automedicación La automedicación consiste en la utilización de medicamentos por iniciativa propia sin ninguna intervención por parte del médico. Esto suele ocurrir a menudo con los medicamentos que no necesitan receta médica ni prescripción.
No obstante aunque un medicamento sea de venta libre, no quiere decir que sea inocuo para el cuerpo y no pueda resultar perjudicial en determinadas situaciones.
Otro caso muy frecuente de automedicación es en medicamentos que no necesitan receta pero que deben ser prescriptos por un médico. En este caso la práctica resulta aún más desacertada. El clásico ejemplo es la toma de antibióticos sin prescripción médica ante la sospecha de una infección.
Aunque la automedicación "responsable" durante un tiempo puede ser conveniente si se utilizara para tratar síntomas menores, se trata de un habito común en nuestra sociedad que no se encuentra exento de riesgos. Siendo el principal riesgo los efectos adversos o secundarios que pueden generarse con la toma de medicamentos de forma innecesaria.

La resistencia a los medicamentos

Puede suceder que frente a un exceso de medicación en un momento no oportuno provoque que cuando realmente la necesitemos ya no genere el efecto deseado por tolerancia o resistencia, siendo el caso más común de esto el uso de antibióticos. El ejemplo más frecuente se da en los cuadros infecciosos, ya que la mayor parte de estos son producidos por virus y no por bacterias, por lo que la toma de estos no produce ningún tipo de beneficio.
Sucede algo similar con otros fármacos de los que se abusa frecuentemente y son los ansiolíticos, no debemos olvidar que son fármacos con efectos secundarios potencialmente graves y que requieren una indicación médica muy clara.

Los riesgos de Automedicación

Toxicidad: efectos secundarios, reacciones adversas y en algún otro caso intoxicación.
Falta de efectividad: porque son utilizados en situaciones no indicadas. Por ejemplo la toma de antibióticos para tratar procesos víricos contra los cuales estos medicamentos no son efectivos.
Dependencia o adicción
Enmascaramiento de procesos clínicos graves y consecuentemente el retraso en el diagnóstico por tratamiento.
Interacciones con otros medicamentos que la persona esta tomando pudiendo generar una potenciación o disminución del efecto propio.
Resistencia a los antibióticos: el uso excesivo puede hacer que los microorganismos desarrollen mecanismos de defensa, de manera que estos medicamentos dejen de ser eficaces.

¿En qué casos si puedes auto medicarte?

Aunque siempre hay que realizar esta actividad por un espacio de tiempo limitado, el mensaje es que una persona si puede auto medicarse en aquellos casos en los que ya conoce de forma clara y por antecedentes la sintomatología. El ejemplo más claro es frente a una cefalea o dolor de cualquier tipo ya conocido por el paciente, en estos casos se puede tomar analgésicos previamente prescriptos por el médico en una situación anterior similar.
Sin embargo frente a una sintomatología nueva por mas leve que sea y ante cualquier duda siempre consulte a su médico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario