sábado, 18 de julio de 2020

EDUCACIÓN

INSTITUTO GLAUX - NIVEL PRIMARIO…


CHICOS EN JAQUE
Entre alfiles y caballos, reyes y reinas, aprendimos a elaborar estrategias y tomar decisiones jugando al ajedrez. 

Prof. ROSANA NIEVA – Prof. XIMENA PÉREZ
Docentes de Nivel Inicial Instituto GLAUX.1



El ajedrez es un juego que enseña a pensar jugando y,
 en su desarrollo, hace responsables a los niños de las
decisiones que toman, pero sobre todo los divierte.
Mientras los reyes se beben
sus so pitas con bombillas.
Los peones –aunque no deben–
les declaran la guerrilla:

–¡Que todos los peones luchen
en el Reino de Ajedrez,
así quizá nos escuchen
siquiera por una vez!


Se escuchan murmullos, se ven caras de asombro: la sala de 5 se prepara para conocer un nuevo juego. Mientras se van desplegando los personajes, los castillos y el tablero, el entusiasmo y la curiosidad van creciendo.
Ya está todo listo y la historia comienza a escucharse: “Había una vez un reino muy lejano donde vivían un rey y una reina...”
En esas mañanas, la magia estaba presente y se instalaba en el brillo de los ojos de los chicos. Las palabras continuaban narrando el cuento y los personajes comenzaban a hacerse familiares. Los alfiles custodiaban a los reyes en sus flamantes caballos o arriba de las torres; los peones, sus hijos, paseaban por los hermosos jardines del castillo.
Así, entre fantasía y realidad, fuimos conociendo el ajedrez, un juego que promueve la construcción de numerosos aprendizajes en los niños; un juego de estrategia en el que los jugadores parten del mismo material pero durante el desarrollo de la partida deben pensar y decidir cuáles son las mejores alternativas para vencer.

La Reina Negra suspira:
–Oh, ¡qué haré sin mi palacio!
–La Reina blanca la mira
y peina su pelo lacio–:
–¡A los peones insolentes
los ahogaré en un embudo!
–Los reyes, indiferentes,
lo pasan jugando al ludo.

Las piezas del ajedrez despiertan gran curiosidad en los niños, porque representan a los personajes típicos de la vida en los castillos, un mundo de fantasía que conocen a través de la literatura y el cine. Porque mientras juegan desarrollan la imaginación y crean infinitas historias donde estas figuras son las protagonistas.
Mientras el Reino Claro y el Reino Oscuro se enfrentaban surgían las estrategias, y la toma de decisiones, para lograr vencer al oponente: ¡qué difícil parecía todo esto!
Organizar esas piezas en el tablero brinda la oportunidad de aceptar los resultados, reconocer el error, entrenar la atención y desarrollar la concentración.

En la sala se escuchaba un coro que repetía:
–Seño, ¿me ayudás?
–¿Cómo se llamaba esta pieza?
–¿Dónde va el caballo?
–¡Seño, vení rápido!

Pero con el correr de los días, y una cartelera como ayuda, los chicos fueron memorizando el nombre y la posición de las piezas en el tablero.

El Rey Blanco, con bonete,
pide a los peones la paz.
Gran justicia les promete
y guerrillas… nunca más.

Ya sabían ubicar cada pieza en su lugar, pero surgieron nuevos desafíos.
El que dio el primer paso fue el peón y todos los aplaudieron. Un paso, un aplauso; dos pasos, dos aplausos. Entre ellos se ayudaban: “¡El peón solo camina hacia adelante!” “¡Cuidado!”, se decían.
Y luego fueron llegando los pasos gigantes de las torres, los saltos de los caballos, las diagonales de los alfiles, la importancia de la reina y el jaque mate al rey, que tanto se hizo esperar.

Así es como, entonces, todos
en el Reino de Ajedrez
trabajan –de un y mil modos–
con un sueldo a fin de mes.

–¡Mirá! Podés capturar la torre, porque el peón come en diagonal.
–¡Cuidado!, fijate lo que vas a mover.

Se instalaron los debates durante las jugadas, empezaron las estrategias, los consejos y las discusiones al momento de mover las piezas.
El ajedrez es un juego que enseña a pensar jugando y, en su desarrollo, hace responsables a los niños de las decisiones que toman, pero sobre todo los divierte.
Así fuimos llegando al final de esta historia. De jugar en forma grupal pasamos a jugar en pequeños grupos y luego un jugador contra otro.
Desde ese primer día en el que nos fuimos acercando de a poco a este fascinante juego, continúa el mismo entusiasmo pero ya con un gran recorrido y mucho aprendizaje a cuesta.
Desde acá los desafiamos a jugar y por anticipado les decimos todos a coro: ¡Jaque al rey!

El Rey Negro es carpintero,
su esposa inspecciona escuelas.
el blanco vende baleros,
su reina pinta rayuelas.

“El reino de ajedrez”, Elsa Bornemann

El Instituto GLAUX, fundado en 1989, brinda escolaridad laica y mixta, con opción bilingüe en inglés -título oficial-. Nivel inicial desde los dos años (ambos turnos y jornada completa). Nivel Primario turno mañana con talleres en turno tarde. Bachillerato NES con Orientaciones en “Artes - Artes Visuales” y “Economía y Administración.” Opcional “Inglés intensificado.” institucionales@glaux.edu.ar - www.glaux.edu.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario