lunes, 18 de octubre de 2021

AQUÍ VILLA DEL PARQUE - VOCERO VECINAL

FE DE ERRATAS

ESCUELA Nº15 DE17 “ANTONIO DEVOTO


En el artículo publicado bajo este título en la página 11 de nuestra edición impresa del mes de septiembre de 2021, cometimos un error tipográfico en el año del fallecimiento del señor Antonio Devoto, que es 1916 y no el que figura en la nota (1816).
Agradecemos al Dr. Marcelo Gustavo Zanetti, Supervisor de Educación Primaria DE 17, haberse percatado de esta equivocación y hacernos llegar su misiva.
Aprovechamos esta oportunidad para compartí con nuestros lectores algunas pinceladas de la vida de quien fue fundador y un protagonista fundamental en los primeros años de Villa Devoto.

ANTONIO DEVOTO

Un hombre singular

Escribe: Susana Costa
Síntesis de artículo publicado por la Junta de Estudios Históricos de Villa Devoto


Antonio Devoto nació en Lavagna, Provincia de Génova, Italia el 12 de marzo de 1833, según consta en los registros de la Diócesis de Chiavari bajo el Número 2065 de 1833, Hijo de Giuseppe y de Rosa Vacarezza fue bautizado el 19 de marzo del mismo año en la Parroquia de Santo Stefano, siendo su padrinos los señores Antonio Vacarezza y su señora esposa, Geronima.
Cursó sus estudios en la “Scuola Pia” de Chiavari, ciudad vecina a su Lavagna natal(1), hasta el 2º año la escuela secundaria de primer grado, en nuestro escalafón educativo equivalente a 7 años de educación general. Esta escasa educación no fue un impedimento para que Antonio se desarrollara en sus negocios y otras actividades con gran pericia e inteligencia.
La realidad de Italia en la década de 1850 lo llevaron a él y a sus hermanos a establecerse en Argentina, en un contexto de gran movimiento migratorio que se estaba produciendo hacia nuestro país.
En estas tierras Devoto amasó una gran fortuna, al igual que lo habían hecho otros inmigrantes italianos, iniciándose en el comercio y conformando poderosos grupos económicos junto a sus hermanos, actuando con éxito en diversas ramas de la actividad económica argentina.
La personalidad de Antonio Devoto trasciende al hecho que, por haber sido presidente del entonces Banco Inmobiliario, entidad que adquiriera en el año 1889 las tierras de los que después sería Villa Devoto, el barrio tomara su nombre.
Fue un hombre con una visión y claridad admirable para tomar decisiones y comprometido hasta sus últimas horas con su tierra natal, trabajó por y para la comunidad italiana residente en el país no olvidando jamás a su tierra de origen e impregnando de una fuerte italianidad a cada uno de sus actos, entrega que le valió en enero de 1916, pocos meses antes de su muerte, recibir el titulo honorífico de Conde, otorgado por la corona italiana.
Mercado de Abasto Proveedor : En el año 1888 la sociedad Antonio Devoto y Cía construyó y tuvo a su cargo el Mercado de Absto Proveedor.
También fundó la Compañía General de Fósforos, resultante de la fusión de tres pequeñas empresas.
Junto a sus hermanos llegó a poseer 363.000 hectáreas en la Provincia de la Pampa destinada a la producción agrícola-ganadera.
Antonio Devoto fue además Concejal de la Municipalidad de Buenos Aires.
Banco Inmobiliario y el inicio de la urbanización de Villa Devoto
Antonio Devoto ya era presidente del Banco de Italia y Rio de la Plata, cargo que ocupo ininterrumpidamente hasta su fallecimiento, cuando en el año 1893 es creado el Banco Inmobiliario que contaba en su directorio a los hermanos Devoto y a otras personalidades de origen italiano.
Miembros del directorio del Banco Inmobiliario, presidido por Antonio Devoto llegan a las tierras que pertenecían a la familia Altube ( actual Villa Devoto) para negociar con ella la compra de las tierras. Esta se concreta en febrero de 1889 y rápidamente se presenta el proyecto de urbanización que sería aprobado el 13 de abril del mismo año, dando de este modo inicio a la urbanización de Villa Devoto.
Antonio Devoto nunca fijo su residencia en la villa y la casa que construyó, hoy sede de la Escuela homónima, era su residencia veraniega.
Don Antonio Devoto fallece el 31 de Julio de 1916 sin haber tenido hijos y sin haber dejado testamento alguno, curiosamente contradiciendo la usanza de la época para personas acaudaladas, por lo que su inmensa fortuna compuesta por entre muchas otras posesiones pasaron a manos de la Señora Elina Pombo declarada heredera universal.
Sus restos depositados en la Basílica San Antonio de Padua donde comparte la cripta junto a los sepulcros de sus dos esposas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario